Formación y pedagogía en torno al mundo rural para nuestros jóvenes, el futuro de la agricultura y la ganadería

Con la colaboración de Unió de Pagesos y la Diputació de Lleida, desde el año pasado en el GAP Cooperativa estamos llevando a cabo un interesante proyecto que tiene como principal objectivo mostrar la realidad y necesidades del mundo rural a nuestros jóvenes, cada vez más alejados, como el conjunto de la sociedad del día a día y las necesidades de nuestra actividad y modelo de vida.

En una sociedad, cada vez más urbanita y alejada del día a día, del trabajo, las necesidades, las tradiciones y la realidad en si del mundo rural, es necesario trabajar para acercar al conjunto de la sociedad a nuestro entorno. En este sentido, los jóvenes, por su recorrido vital y ser el futuro de nuestra sociedad, son el objecto principal de este proyecto, en el cual, con gran orgullo y responsabilidad, tenemos la suerte de participar.

En lo que va de año, hemos recibido la visita de diferentes grupos de alumnos de institutos de nuestras comarcas, la mayor parte, alumnos y alumnas de final de ESO o bachiller. Ciertamente, sorprende ver en muchos casos el distanciamiento y poco conocimiento de estos jóvenes sobre la actividad agrícola y ganadera, o de la forma de vida de las poblaciones rurales, de ahí la importancia en seguir apostando por iniciativas como estas

En su recorrido, los grupos de estudiantes visitan, en primera instancia, la Finca Ecomiqueló, lugar en el cual Eduard Cau aprovecha para explicarles diferentes aspectos relacionados con la actividad agrícola y ganadera en las Garrigues, explicando con detalle las características principales de la actividad rural desarrollada en esta comarca y destacando algunos aspectos específicos de su paisaje y elementos constructivos, especialmente vinculados con la piedra seca.

En este mismo espacio, se visitan las granjas de producción ecológica de cerdos, donde reciben información sobre diferentes aspectos de su cría, alimentación, etc; además de contrastar y mostrar algunas diferencias respecto a otros tipos de producción.

Una vez acabada la visita a Finca Ecomiqueló, donde también realizan un paseo por la zona para conocer parte de la gran riqueza arbustiva y plantas de la zona, los alumnos se desplazan a las oficinas centrales de GAP Cooperativa, donde Mónica Giménez, gerente de la entidad, les explica de manera somera el funcionamiento de esta cooperativa y los servicios prestados a sus socios, para pasar a la parte central de la explicación vinculada con el proceso de gestión de la deyecciones ganaderas producidas en las granjas del conjunto de cooperativistas y la importancia que este paso tiene, tanto para el día a día de las granjas como a la hora de realizar una exhaustiva, efectiva y sostenible gestión de los excedentes de purines de las granjas y su correcta aplicación a los campos de cultivo.

En este punto, los alumnos y alumnas también tienen la oportunidad de visitar y conocer el funcionamiento de la planta de tratamiento de deyecciones ganaderas Tracjusa.

Finalmente, en esta jornada de “aprendizaje” sobre diferentes pasos del proceso productivo de los alimentos, el mundo rural, la agricultura y ganadería, los alumnos visitan el obrador Masia Tero y de la mano de Jordi de Andrés, director técnico de estas instalaciones, conocen todo el proceso de elaboración de los alimentos, en este caso del cerdo, desde su propio traspaso, despiece, procesado… hasta llegar a los lineales de venta. Una vez más, en este punto queda patente el alejamiento de la sociedad moderna sobre aspectos tan básicos y primarios como ver la carne de un animal muerto antes de ser presentada de una manera «comercial», la inmensa mayoría nunca ha visto la canal de un animal muerto y despiezado para el consumo humano antes de su presentación para la venta (aquí tienen la oportunidad de ver directamente diferentes cortes del cerdo); también se puede constatar que muy pocos son ya los que van a una carnicería a comprar al corte algún producto cárnico. Sin lugar a dudas, más motivos para trabajar de una manera didáctica y pedagógica en este interesante y necesario proyecto.

Para finalizar la jornada, que mejor que con una comida de hermandad en la Manreana disfrutando ya de la carne de cerdo presentada en forma de embutidos o en ricos platos de costillas, tocino a la brasa, etc.

En estas últimas semanas, cerca 150 alumnos y alumnas han participado de una manera directa en esta propuesta. Comenzando el 27 de enero por los alumnos del 1er grado de FP grado superior de Paisajismo y medio Rural y de 2º de FP grado medio de Agropecuaria del Instituto de Mollerussa, seguidos de la visita, el pasado 5 de febrero de un grupo de més de 60 alumnes de tercer de ESO y 1º de bachillerato del Instituto de Seròs. La tercera jornada de encuentro y acercamiento de los jóvenes al mundo rural tuvo lugar el lunes 17 de febrero con la visita de un grupo de 50 alumnos y alumnas del Col·legi Episcopal de Lleida de 4r de ESO.

Jordi Armengol, vicepresidente de GAP Cooperativa, nuevo miembro de la Comisión Permanente de Unió de Pagesos

El pasado fin de semana, en el transcurso de la celebración del XIII Congreso Nacional del sindicato agrario Unió de Pagesos, celebrado en la localidad tarraconense de Falset, Jordi Armengol fue escogido como uno de los nuevos miembros de la Comisión Permanente de UP. El junedenc Jordi Armengol, propietario de diferentes explotaciones avícolas en las Garrigues y responsable también de la sectorial avícola de UP, ocupa actualmente el cargo de vicepresidente de nuestra cooperativa. Jordi Armengol entra a formar parte de esta Comisión que, tras la celebración de este congreso, ha quedado reducido a 7 personas.

 

Unió de Pagesos reclama que el campesinado forme parte de una estrategia global de país en su XIII Congreso

Fuente de información: Unión de Pagesos

Fotografia Unió de Pagesos

Unió de Pagesos cerró el pasado domingo 9 de febrero su XIII Congreso Nacional, en Falset (Priorat), bajo el lema ‘Hacemos piña para un campesinado más fuerte’, con el objetivo de promover un nuevo debate monográfico del mundo agrario en Parlamento de Cataluña en 2020 para que inste a los gobiernos a hacer del mundo agrario una estrategia de país. Esto, pasa, entre otras cuestiones, por impulsar una ley catalana de la cadena alimentaria, una organización general del sector productor agrario para hacer frente a un mercado que no trata con equidad el primer eslabón de la cadena alimentaria, para que los profesionales sean el centro del apoyo de la PAC y para dotar al territorio de una mejor gobernanza, es decir, más participación en las decisiones que afectan a los agentes agrarios y rurales.

El sindicato considera urgente trabajar para que, mediante una norma con rango de ley, se puedan regular en Cataluña, desde la producción a la distribución, las prácticas comerciales desleales, la prohibición de la venta a pérdidas y la cuota de mercado que conlleva posición de dominio, así como las sanciones administrativas correspondientes.

Por otra parte, Unió de Pagesos impulsará una mejor organización general del sector agrario productor, lo que pasa por promover la implantación de nuevas Organizaciones de Productores (OP), sobre todo en aquellos sectores que no tienen. El sindicato también fomentará la constitución de Organizaciones Interprofesionales Agrarias de ámbito nacional, cuando lo considere útil, para un sector de producción determinado, y que los entes de calidad y certificación, como las DOP y las IGP, adopten esta figura. Para ello, reclama el desarrollo de la Ley catalana de las Organizaciones Interprofesionales Agroalimentarias de 2015.

Unió de Pagesos denuncia que desde el inicio del establecimiento de las ayudas directas por superficie de la Política Agraria Común, en España, hay instalada una elevada permisividad con el fraude directo o en la creación de condiciones artificiales para acceder a las ayudas de la PAC, por parte de propietarios o usufructuarios que no tienen la condición de agricultores. Para superar estos fraudes a las ayudas y a la fiscalidad y, sobre todo, para convertir la agricultura profesional en el centro de las ayudas de la PAC, es necesario regular inmediatamente al agricultor activo y el futuro agricultor genuino basados ​​en que los ingresos agrarios sean como mínimo el 25% del conjunto de ingresos, con una franquicia de 1.250 euros para evitar la exclusión de los sectores sociales del mundo rural.

El sindicato fomentará su lucha por la equiparación de las condiciones de vida y de trabajo de las zonas agrarias y rurales a las de las ciudades en conseguir una mejor gobernanza. El agricultor y ganadero debe contar con autoridad e influencia en las políticas de gestión ambiental, como las decisiones de gestión de la fauna salvaje, y la implantación de infraestructuras de energía y gestión de residuos en el territorio. La tierra con valor agrario debe ser para producir alimentos, para asegurar la producción de proximidad y minimizar la huella ecológica, y el sindicato apuesta por que las energías renovables sean una fuente de ingresos complementaria a las rentas agrarias.

Unió de Pagesos defiende un modelo de explotación de economía familiar agraria que permita un desarrollo social, económico y territorial sostenible en Cataluña, pero recuerda que, para garantizarlo, hay una equiparación de las condiciones de vida y de trabajo del campesinado con las del resto de sectores, ya que la renta agraria en Cataluña ha disminuido en términos constantes más de un 34% entre 2001 y 2018.

Unió de Pagesos celebró durante tres días su XIII Congreso Nacional en Falset (Priorat), donde participaron 132 delegados sindicales de toda Cataluña, y 500 personas, en el acto de clausura. El vicepresidente del Gobierno, Pere Aragonés, cerró el Congreso ayer domingo. Los trabajos congresuales han definido los ejes del sindicato para los próximos cinco años y han culminado en la elección de una nueva comisión permanente nacional, que será la responsable de ejecutarlos.

Los miembros de la nueva Comisión Permanente Nacional de UP, que se ha reducido a siete miembros, elegida hoy en el marco del XIII Congreso que el sindicato celebra en Falset (Priorat), son Joan Caball (Alt Empordà), Raquel Serrat (Ripollès), Jordi Armengol (Garrigues), Josep Cuscó (Baix Llobregat), Dani Forcadell (Montsià), Jaume Pedrós (Urgell) i Josep Carles Vicente (Priorat).

Los coordinadores territoriales que también han sido escogidos son Maria Rosa Calsina (Catalunya Central), Josep Esteve (Àrea Metropolitana), Pere Guinovart (Camp de Tarragona); Joan Guitart (Comarques de Muntanya), Miquel Piñol (Terres de l’Ebre), Narcís Poch (Comarques de Girona) y Josep Sellart (Pla de Lleida).

Santi Querol (Pla d’Urgell) ha sido escogido síndico de Unió de Pagesos.

Nueva jornada de acercamiento del mundo rural a la juventud con la participación de un grupo de alumnos del Instituto de Mollerussa.

El pasado lunes 27 de enero tuvo lugar una nueva jornada dentro del programa impulsado por GAP Cooperativa, el sindicato agrario Unió de Pagesos y la colaboración de la Diputación de Lleida, con el objetivo de mostrar a nuestras jóvenes diferentes aspectos de la vida de rural, de la actividad agrícola y ganadera en nuestro territorio. Una experiencia donde se muestran diferentes etapas del proceso productivo, en este caso de la carne de cerdo, desde su cría hasta su preparación final previa a la entrada en el circuito comercial transformado en productos alimenticios de alta calidad.

La Finca Ecomiqueló, propiedad de Eduard Cau, presidente de GAP Cooperativa una vez más fue el punto de salida de este, en esta ocasión reducido grupo de alumnos de primero de Formación Profesional del Grado Superior de Paisajismo y Medio Rural y 2º de FP grado medio de Agropecuaria, ambos impartidos en el Instituto de Mollerussa. En este momento del encuentro, Eduard Cau explicó a los alumnos diferentes e interesantes conceptos sobre la práctica agrícola y ganadera desarrollada en las Garrigues, así como las aracterísticas de la misma y otros aspectos como el por qué de las construcciones de piedra seca.

Después de una provechosa visita a este espacio, los alumnos se desplazaron hasta las oficinas del GAP donde Mónica Jiménez, gerente de la entidad, les explicó diferentes aspectos vinculados con la propia cooperativa, así como otros vinculados con el futuro de la agricultura y la ganadería y las posibilidades que pueden tener en un futuro en este sector. La visita terminó con una breve visita y explicación sobre el funcionamiento de la planta de tratamiento de deyecciones ganaderas Tracjusa.

Alrededor de las 13.00 horas el grupo de alumnos llegó al obrador Masía Tero, situado en las Borges Blanques, donde recibieron la atención del jefe de planta que les explicó diferentes aspectos relacionados con el proceso final de transformación los productos ganaderos y agrícolas antes de su distribución a los centros comerciales.

El conjunto de los alumnos, bastantes de ellos con una vinculación directa con el mundo agrícola, manifestó un gran interés durante toda la visita realizando interesantes aportaciones y preguntas relacionadas con la actividad.

GAP Cooperativa, apostamos por el futuro de la ganadería, del campesinado. Somos ganaderas y ganaderos comprometidos con el territorio.

 

El payés del campo europeo

Ramón Armengol, presidente de la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la Unió Europea

Artículo de La Vanguardia – Domingo 2 de febrero de 2020

Autor. Lalo Agustina

Fotografía Merce Gili

Del Campo abierto de Lleida a los interminables pasillos de la burocracia de Bruselas. Ramon Armengol Torrent (Juneda, las Garrigues 1959), presidente de la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la Unión Europea (Cogeca), se define a sí mismo como un ganadero que ha dedicado su vida al campo como socio de la Cooperativa d’Ivars (Pla d’Urgell). “Soy un payés de cuarta generación familiar y lo seguiré siendo siempre”, comenta. La cooperativa de la que forma parte, fundada en 1915, produce pienso para los cerdos, las vacas y los pollos de la explotación y factura alrededor de 200 millones de euros al año. Pero hace mucho tiempo que se le ha quedado pequeña.

Con estudios de Derecho, algún curso no especificado en ESADE y mucho autoaprendizaje en la maleta, Armengol se ha abonado otro campo, el de Europa. Desde finales de noviembre del año pasado, es la voz de los cerca de siete millones de agricultores y granjeros europeos que forman parte de alguna de las 22.000 cooperativas asociada a Cogeca. Armengol ha llegado a este puesto representativo y no remunerado después de fajarse en la federación de cooperativas agrarias catalanas y en la confederación española del mismo sector. Asegura que lo hace por vocación.

“En mi caso, empecé a trabajar en la granja familiar en la cría de cerdo con veinte años en Juneda y, con el tiempo, vimos que el modelo que teníamos era inviable: había que tener una cierta dimensión porque ser ganadero implica una disponibilidad las 24 horas al día los 365 días al año”. De ahí su paso al cooperativismo, que permite compartir costes, profesionalizar la relación con los proveedores y los clientes y ganar dimensión… “El sector de las cooperativas agroalimentarias ha crecido muchísimo en las últimas décadas y hoy es un modelo de éxito por su profesionalización “ añade.

Ahora, el campo de batalla es Europa, de donde emana la regulación relativa a la sostenibilidad –el nuevo mantra, repetido hasta la saciedad- y parte de los recursos para llevarla a cabo. El green deal o acuerdo verde es el reto de los retos del sector. “En el 2050 tenemos que ser neutros en las emisiones y esto nos condiciona totalmente la forma de hacer las cosas”, explica el cooperativista, ahora convertido en el defensor ante Bruselas.

La llamada Política Agraria Común (PAC) pondrá sobre la mesa alrededor de 365.000 millones para el campo europeo hasta el 2027. Armengol asegura que puede parecer mucho dinero, pero que no es tanto. El cambio que hay que implementar es radical y la preocupación de las empresas y cooperativas es ser capaces de ponerse al día en sostenibilidad, repercutiendo sus costes a sus clientes en la medida suficiente para ser rentables. Según Armengol, no será nada fácil. “Uno de los problemas del sector es que se ha banalizado lo que es el campo y hoy no se aprecia el esfuerzo que supone, en trabajo y recursos económicos, poner en la mesa de la gente productos de la calidad que ofrecemos”, insiste Armengol. “Sólo pedimos que nos permitan ganarnos la vida”.

El mandato de tres años al frente de Cogeca –prorrogable un más- le va a llevar por toda Europa. Desde las pasada Navidades y hasta principios de febrero, Armengol habrá estado en Eslovenia, Budapest, Roma, Berlín y Munich, además de en Bruselas, donde está la sede de la confederación de las cooperativas. Tiene asumido que en adelante no va a parar. Con su más que aceptable inglés –su mujer profesora, le ayuda a pulirlo- y un francés fluido, Armengol trata de tejer consensos en la lucha por hacer oír la voz del campo en donde se toman las decisiones que van a marcar el futuro del sector.