Nova Tracjusa reducirá en un 85% las emisiones de gases de efecto invernadero respecto al actual modelo

La sala de actos de la biblioteca pública de las Borges Blanques acogió ayer una nueva jornada informativa organizada por GAP Cooperativa sobre el proyecto Nova Tracjusa. En esta ocasión, contaron con la participación de Ivan Capdevila, del despacho Ramon Folch & Asociados, autores del Dictamen Ambiental, Energético y Territorial sobre este proyecto.

Pasadas las 20.30 horas de la tarde y con una sala prácticamente llena comenzó esta nueva sesión informativa sobre Nueva Tracjusa, el proyecto impulsado por GAP Cooperativa para su planta de tratamiento de deyecciones ganaderas situada en Juneda. En esta jornada informativa, el protagonismo del encuentro fue para cargo de Ivan Capdevila miembro, desde hace más de veinte años, del despacho Ramon Folch & Asociados, autores del Dictamen Ambiental, Territorial y Energético sobre el proyecto Nova Tracjusa, presentado a públicamente en Juneda hace dos años y que ayer volvieron a presentar con datos actualizados al momento actual.

En el transcurso de su intervención, Ivan Capdevila analizó diferentes aspectos del proyecto, haciendo especial énfasis sobre aquellos puntos que causan más preocupación entre el conjunto de la población como la posible afectación de Nova Tracjusa sobre la salud de las personas y el medio natural, la calidad del aire de la zona u otras cuestiones vinculadas con la tecnología empleada para la producción de vapor mediante un sistema de gasificación, la seguridad de la planta, etc.

Durante los más de 60 minutos de exposición mostró a los asistentes, entre otros aspectos, con datos contrastados y procedentes de organismos oficiales que actualmente -y en los últimos años- la calidad del aire en las Garrigues es buena y que la implementación de un sistema de gasificación en la planta de tratamiento de deyecciones ganaderas Tracjusa -mediante la gasificación de combustibles derivados de residuos- no supondrá una alteración en negativo de estos valores, al contrario, ya que esta tecnología conllevará, en líneas generales, una rebaja sustancial en la emisión de partículas contaminantes respecto al actual modelo utilizado en la planta para la producción de vapor a través del uso de gas natural. En esta mejora, en cuanto la emisión de elementos que puedan incidir negativamente en la calidad del aire, hay que destacar que Nova Tracjusa conllevará la reducción, respecto al actual sistema de funcionamiento de la planta, de un 85 % en la emisión de gases de efecto invernadero como el CO2. En cualquier caso, destacó que las emisiones previstas para la nueva planta se situarán muy por debajo de los niveles máximos permitidos por la normativa Europea y Catalana.

En su intervención, debido a cierta alarma social generada entre la población, también se hizo eco sobre la posible emisión de dioxinas y furanos. En este sentido, manifiestó que en ningún caso Nova Tracjusa supondrá una variación relevante sobre los actuales niveles de inmisión de estas partículas registrados en la zona situados en 0,28 picogramos; que podrían pasar en el peor de los casos y en la zona más sensible a 0,29 picogramos (Puiggròs, donde además se instalará un medidor en continuo para garantizar y controlar en todo momento los niveles de inmisión en la zona). Actualmente no existe en Cataluña ni en Europa una normativa específica en cuanto al control de los niveles de inmisión, tan sólo cuentan con normativa al respecto en Ontario (Canada) y en Japón, la más restrictiva, que sitúa los límites máximos permitidos en 600 picogramos. En su intervención destacó que la emisión de dioxinas y furanos, no relevante en Nova Tracjusa, también se produce de manera habitual en acciones tan cotidianas como la combustión de cigarrillo, la quema de rastrojos, la combustión forestal, el humo de los vehículos, plantas industriales, etc.

En cuanto al sistema de producción de vapor propuesto para Nova Tracjusa mediante la gasificación de CDR destacó que esta es una tecnología contrastada y segura con cerca de 300 plantas operativas en todo el mundo, una de ellas en el Vallès y en perfecto funcionamiento desde hace más de dos años y con tecnología de una empresa leridana, la misma que se encargará de la gasificación de Nova Tracjusa, un hecho que puso en valor.

Ivan Capdevila también aclaró que el proceso de gasificación no tiene nada que ver con la incineración, que si quema residuos. En una planta como Nova Tracjusa lo que se hace es transformar, mediante la tecnología de gasificación, los CDR en un gas de síntesis, que finalmente será el producto que se combustionará para la producción del vapor necesario para el secado de los purines. También destacó que gracias a la utilización de los CDR se consigue una valorización de este producto, que en lugar de acabar siendo enterrado en un vertedero tiene una nueva vida como combustible, fomentando de este modo la economía circular y cerrando de esta manera el círculo básico del reciclaje: reducir, reutilizar, reciclar, revalorizar, un hecho que va en consonancia con la normativa europea al respecto del tratamiento de residuos.

Por otra parte, Ivan Capdevila destacó que el mayor problema medioambiental de las Garrigues, derivado de la actividad agrícola y la aplicación de los purines en la base territorial es su afectación sobre la calidad del agua y los acuíferos, algo que, en gran medida, se solucionará con la Nova Tracjusa, que garantizará la gestión de los purines más allá del año 2025 y permitirá la realización de mejoras que convertirán a Tracjusa en una instalación más eficiente, por lo que en un futuro podrá tratar la totalidad de las deyecciones ganaderas producidas por los socios del GAP Cooperativa, solucionando así las molestias generadas a la población derivadas de los malos olores de los purines.

En sus conclusiones, Ivan Capdevila recordó que el proyecto de la Nueva Tracjusa era bueno hace dos años y que estas circunstancias no han variado ahora, siendo el proyecto más adecuado y sostenible.

Al terminar su intervención se abrió un turno de preguntas por parte del público al que respondieron tanto Ivan Capdevila como Eduard Cau, presidente del GAP Cooperativa.

Más de 200 asistentes a la jornada informativa sobre Nueva Tracjusa convocada por GAP Cooperativa

El pasado martes 20 de agosto el espacio «La Farinera» de Juneda se quedó pequeño para acoger a los más de 200 asistentes a la sesión informativa convocada por Gestión Agroramadera de Ponent con el objetivo de explicar y aclarar las posibles dudas generadas entre una parte de la población sobre el proyecto Nueva Tracjusa, impulsado por el GAP Cooperativa, único propietario de las plantas de tratamiento de purines VAG y Tracjusa.

La reunión superó con creces las expectativas de participación de sus organizadores al contar con la presencia de más de 200 personas, tanto favorables al proyecto de Nueva Tracjusa como detractores y personas sin una postura definida al respecto. En el transcurso de este encuentro, Eduard Cau, presidente de GAP Cooperativa y Joan Solé, Doctor en Ingeniería Agrónoma y experto en el diseño, construcción y operación de instalaciones de gasificación que utilizan diversos combustibles, entre ellos los CDR (Combustibles derivados de Residuos) como el del proyecto de la Nueva Tracjusa, explicaron a los asistentes durante más de dos horas diferentes aspectos vinculados con el proyecto, tanto en lo referente al funcionamiento de la planta, como por su interacción con el territorio y las personas.

Esta reunión, fue la primera de una nueva serie de jornadas informativas y acciones impulsadas por los responsables de Gestión Agroramadera de Ponent con el objetivo de dar a conocer y aclarar, con datos fehacientes y contrastados, cualquier duda que la población pueda tener al respecto del proyecto Nueva Tracjusa, estratégico para el futuro del tratamiento de las deyecciones ganaderas en las Garrigues, y que las últimas semanas, a raíz de la publicación de la propuesta de resolución provisional favorable otorgada por el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña, ha suscitado polémica entre la población debido, fundamentalmente, a la campaña iniciada por diferentes plataformas contrarias al proyecto.

El encuentro sirvió para explicar los principales cambios en el funcionamiento de la planta que básicamente consistirán en la sustitución de la actual fuente de calor, ahora generada con el calor que emiten los grupos de cogeneración que queman gas natural, por otra fuente de calor obtenida a partir de la gasificación de CDR, procedentes de las plantas de tratamiento de residuos urbanos, una vez higienizados, estabilizados y sometidos a una reglamentación específica. Un proceso, que según manifestaron, en ningún caso es comparable a la incineración, como los detractores del proyecto defienden; opinión que tuvieron la oportunidad de exponer al llegar el turno de preguntas.

Además de las explicaciones técnicas sobre el funcionamiento de la planta, vinculadas con el cambio proyectado sobre la fuente de calor, ya que el resto de la instalación continuará como ahora, tanto Eduard Cau como Joan Solé, explicaron a los asistentes algunos de los aspectos que más dudas han suscitado en el conjunto de la población referentes a las posibles afectaciones de la planta sobre la calidad del aire de la zona, la salud de las personas, los CDR que se utilizarán -componentes, procedencia-, propiedad de las plantas y proyectos de futuro en la comarca.

Partiendo de la base de los informes anuales elaborados por parte del Departamento de Calidad Ambiental sobre la calidad del aire en Cataluña (la Generalitat cuenta en el conjunto del país con más de 120 estaciones para medir la calidad del aire, dividiendo el territori en diferentes zonas de control), Eduard Cau y Joan Solé mostraron que la calidad del aire en la denominada zona 14, que engloba lo que se entiende como la Plana de Lleida es buena. En este sentido, se mostraron diferentes gráficas donde se podía observar como en los últimos seis años -de 2013 a 2018- en ningún caso se había superado el umbral que marca la administración para considerar ninguna afectación para la salud de la población. Asimismo, destacaron que el estudio elaborado por el ambientólogo Ramon Folch sobre el proyecto de la Nueva Tracjusa también concluye que la planta no comporta riesgos para las personas ni el medio natural, siendo, incluso, menos agresivo que el actual sistema de funcionamiento de las plantas de tratamiento de deyecciones ganaderas.

Por otra parte, destacaron que el nuevo sistema de gasificación conlleva una mejora sustancial en la gestión de residuos, ya que supone la valorización energética de un residuo justo antes de su entrada en un vertedero (la entrada al vertedero es considerada la peor opción dentro de la jerarquía de gestión de residuos sólidos urbanos). Cabe recordar que a partir de 2020 entrará en vigor la normativa de la Unión Europea en cuanto la gestión de residuos, muy restrictiva respecto al uso de los vertederos. Eduard Cau aprovechó este encuentro para incidir sobre la necesidad de que el conjunto de la ciudadanía se implique de una manera más directa en la reducción de residuos, la reutilización de los materiales y el reciclaje: reducir, reciclar y recuperar como objetivo principal.

En respuesta a uno de los principales dudas generadas al respecto de la Nueva Tracjusa, también se explicó a los asistentes que la planta en ningún caso quemará basura, ni producirá humos, ni malos olores, salvo los propios derivados de tratar purines, como ocurre actualmente. En relación con la procedencia del Combustible Derivado de Residuos que se utilizará en la gasificación, respondiendo a una de las preguntas de los asistentes, pusieron de manifiesto que la voluntad del GAP es que sean de proximidad, preferiblemente de la comarca de las Garrigues, Pla d’Urgell, Segrià.

Ante las dudas generadas al respecto de la posible afectación de la planta para la salud Eduard Cau explicó a los asistentes que los informes de todos los departamentos de la Generalitat que han informado sobre el proyecto de la Nueva Tracjusa son favorables y los técnicos de los diferentes departamentos remarcan la viabilidad de la actividad proyectada.

Eduard Cau, presidente del GAP Cooperativa, recordó que esta organización de ganaderos y ganaderas se constituyó como cooperativa agraria a principios de 2019, fruto de la transformación del GAP Asociación (creada hace más de veinte año) con el fin de continuar dando servicio a los ganaderos de la comarca y ayudarles en el día a día de sus explotaciones; ya que, además de gestionar las deyecciones ganaderas el GAP Coop es una oficina técnica de servicios a la agricultura muy efectiva y una herramienta imprescindible para el desarrollo de la actividad de sus socios y socias. También anunció la puesta en marcha de otras acciones de comunicación con la misma finalidad como la celebración de jornadas de puertas abiertas en la planta de tratamiento, edición de material informativo, difusión de la actividad ganadera y campesina, etc.

En su intervención, Eduard Cau puso en valor las ventajas para la comarca derivadas de la puesta en marcha de la Nueva Tracjusa, como el fomento de la economía circular a través de la valorización de los CDR, la mejora en la gestión de las deyecciones ganaderas (explicó que uno de los objetivos del GAP es que todo el purín producido en las granjas acabe pasando por las plantas, con el fin de minimizar su impacto en el territorio y, incluso, procesarlo de modo que al aplicarlo a los cultivos no huela mal). Por otra parte, destacó que como cooperativa y de acuerdo con el compromiso del GAP con el territorio buena parte de los excedentes que genere la actividad de la cooperativa revertirán directamente sobre la comarca, ya sea a través de la colaboración en proyectos sociales, culturales, deportivos, etc. A todo esto hay que añadir la próxima creación por parte del GAP Cooperativa de una fundación privada dirigida a apoyar proyectos de economía real impulsados ​​en las Garrigues, «porque creemos que vivimos en una comarca con futuro, aunque el presente sea ​​complicado » añadió el presidente del GAP.

 

Reunión informativa sobre el proyecto Nueva Tracjusa con los socios de GAP Cooperativa

La sala «la Farinera» de Juneda acogió el pasado martes una nueva reunión informativa relacionada con el proyecto Nueva Tracjusa, convocada por el GAP, propietario único de las plantas VAG y Tracjusa. Esta charla forma parte de una serie de acciones programadas por Gestión agroganadera de Ponent con el objetivo de dar a conocer y aclarar, con datos fehacientes y contrastados, las dudas que la ciudadanía pueda tener al respecto de este proyecto, básico para el futuro del tratamiento de las deyecciones ganaderas de las Garrigues.

Durante más de dos horas, Eduard Cau, presidente del GAP Cooperativa y Joan Solé, Doctor en Ingeniería Agrónoma y experto en la puesta en marcha de proyectos de gasificación mediante Combustibles Derivados de Residuos -como el propuesto por la Nueva Tracjusa- explicaron con detalle a los asistentes, en esta ocasión socios y socias de la cooperativa, diferentes aspectos vinculados con el proyecto, tanto en lo referente al funcionamiento de la planta como en lo referente a su interacción con el territorio y las personas.

En el transcurso de este encuentro se explicaron y aclararon todas las consultas planteadas por los ganaderos y ganaderas presentes, especialmente las relacionadas con la posible afectación hacia las personas y el territorio derivadas de la puesta en funcionamiento de la planta. En este sentido, se mostró con datos contrastados y estudios fidedignos que el proyecto Nueva Tracjusa no comporta riesgos para las personas ni el medio natural, siendo, incluso, más respetuoso que el actual modelo de funcionamiento de las plantas de tratamiento de deyecciones ganaderas VAG y Tracjusa, propiedad única de GAP Cooperativa. De hecho, el proyecto Nueva Tracjusa no representa un modificación sustancial respecto al actual modelo, ya que el cambio que se propone es la sustitución de la actual fuente de calor, ahora con gas natural, por otra obtenida a partir de la gasificación de combustibles derivados de residuos ur, procedentes de plantas de tratamiento de residuos urbanos, una vez higienizados y estabilizados; es decir, mediante un proceso de transformación de un producto sólido CDR -sometido a una homologación específicamente, en un combustible gaseoso.

Los responsables del GAP también explicaron que este sistema aporta una mejora en cuanto la gestión de residuos, ya que supone la valorización de un producto, que de otra manera iría a parar a un depósito controlado (vertedero), siendo esta última la peor opción dentro de la jerarquía de la gestión de residuos. La normativa de la Unión Europea, que entrará en vigor en 2020, es muy restrictiva respecto al uso de los vertederos de ahí que su uso se verá grabado con fuertes cánones. Así mismo, destacaron que en ningún caso el proyecto se puede asimilar a una incineradora de RSU, ya que no quema la basura, incidiendo también sobre el hecho de que la instalación no producirá ni malos olores, ni humos que puedan perjudicar la salud de las personas.

 

Debido a la preocupación generada en la población por la difusión de algunas informaciones al respecto de posibles efectos negativos para la salud o el medio ambiente derivados de la puesta en marcha de Nueva Tracjusa, se hizo especial énfasis sobre el hecho de que este proyecto cuenta con la resolución provisional favorable de la Generalitat -Salud, Territorio y Sostenibilidad, Agricultura, ACA …-. Además de estas resoluciones favorables, dictaminadas por técnicos de la Generalitat competentes en la materia; la viabilidad de la planta, en todos los aspectos, también está contrastada por otras fuentes externas como el estudio elaborado por la ingeniería de Ramon Folch & Asociados, una de las más prestigiosas de Cataluña en estas cuestiones. Unas consideraciones, que los promotores de Nueva Tracjusa (GAP Cooperativa) valoran como la constatación de que el proyecto no conlleva un riesgo, ni real ni evidente, para el medio ambiente ni la salud de las personas, al respetar y cumplir de una manera escrupulosa con toda la normativa aplicable a este tipo de plantas, que en Cataluña ya funcionan desde hace tiempo, con la misma tecnología que la propuesta para Nueva Tracjusa, con total normalidad y sin ninguna afectación para la salud ni la calidad del aire ni el conjunto del territorio.

En el transcurso de los próximos meses, los responsables de GAP Cooperativa tienen prevista la realización de diferentes charlas informativas dirigidas al conjunto de la ciudadanía para explicar y aclarar cualquier duda al respecto del proyecto Nueva Tracjusa, así como la celebración de jornadas de puertas abiertas en la planta, edición de material informativo, etc. El primer encuentro tendrá lugar el próximo martes día 20 de agosto en Juneda a las 20:30 horas –Espacio La Farinera, pasaje Cooperativa 9-.

Carta abierta del vicepresidente del GAP al respecto de Nueva Tracjusa y los comentarios y valoraciones que se están realizando sobre el proyecto

¡Así no, que nos haremos daño!

Y empiezo así porque sufro; porque si no somos capaces de respetarnos, la convivencia es y se hará difícil. En cualquier sociedad civilizada la crítica, acompañada de un razonamiento lógico y una propuesta de enmienda, siempre es bien recibida. El debate, la contraposición de ideas y opiniones, la divergencia, sin duda, nos enriquecen y es motor de evolución y cambio. Dicho esto, cuando el rechazo a una opción, a un proyecto, no viene acompañado de una propuesta de solución real, ni de unos argumentos sólidos y contrastados y se sustenta, en su mayoría, en el no porque no, en ambigüedades, en el ejercicio de la confusión y de las falsedades, ya no hablamos de crítica, ni de la defensa legítima de una opción, hablamos de descalificaciones y acoso en defensa de unos intereses espurios. Si a la hora de realizar esta oposición, aprovechando la complejidad y el desconocimiento general de la sociedad sobre la materia, se manipula a las personas difundiendo mensajes erroneos, generando miedos infundados… nos encontramos ante una situación que rebasa los límites de la libertad de expresión. Si además, como está pasando, se presiona, a título individual, a personas, a trabajadores y trabajadoras vinculados de una manera más o menos directa con el GAP Cooperativa nos encontramos ante una clara falta de respeto a las libertades individuales.

Desde el GAP Cooperativa, formado por un conjunto de familias de ganaderas y ganaderos, de campesinos y campesinas de las Garrigues no queremos hacer daño a nadie, ni a nuestros vecinos, ni al entorno, nada más lejos de nuestra voluntad. Lo que pretendemos es continuar criando, viviendo y respirando aquí; en esta tierra que tanto amamos. Yo quiero dar un futuro a mis hijos en las Garrigues y me gustaría que no tuvieran que marchar fuera a buscarse la vida porque aquí no hay nada que hacer.

Basta de medias verdades; vivimos en democracia, la vida se rige por un sistema de mayorías, jurídicamente estructurado y que evoluciona. Lo mismo ocurre con la tecnología que evoluciona, y con la energía que no se crea ni se destruye, se transforma. No puedo entender que en este mundo de la igualdad de oportunidades los agricultores de las Garrigues tengamos que renunciar a la misma tecnología que otros industriales de Cataluña utilizan en sus empresas para producir calor.

La gasificación de CDR es un proceso industrial que las directivas europeas enmarcan dentro del ámbito de la economía circular. El aprovechamiento energético de los residuos, como último recurso antes de ir a un vertedero, está regulado y autorizado en nuestro país. Ya hace casi tres años que presentamos el proyecto de la Nueva Tracjusa para cambiar la fuente de calor de la planta de tratamiento de purines de Juneda, por un sistema de gasificación de combustibles derivados de residuos; en este sentido, y con el fin de aclarar dudas, cabe destacar que a la hora de presentar el proyecto (hace unos tres años) teníamos que identificar el origen de estos productos (CDR), y en ese momento el único lugar donde se encontraban era los ecoparques del área metropolitana de Barcelona, ​​que es lo que se incorporó al proyecto. Esto no quiere decir, tal y como repiten los detractores al proyecto de la Nueva Tracjusa, que la procedencia final de los CDR sea la detallada en la propuesta inicial. En el GAP Cooperativa no tenemos ningún interés particular en utilizar los CDR provenientes de otras zonas como Barcelona, ​​al contrario. Nuestra voluntad es poder gestionar los CDR de la comarca, de proximidad; estamos trabajando para contactar con los gestores de la planta de Montoliu y tenemos todo el interés en gestionar los que es producirán en la comarca de las Garrigues – Pla d’Urgell, pero para ello, las plantas de tratamiento deben existir y funcionar. Desafortunadamente, actualmente, aunque de acuerdo con la normativa europea a partir del año próximo no se podrá llevar al vertedero ningún RSU que no haya sido tratado ni estabilizado, en las Garrigues todavía no se tiene claro cómo se hará esta gestión de los residuos; en la vecina comarca del Segrià se está construyendo la planta de reciclaje y tratamiento de RSU en Montoliu, aunque todavía no está en funcionamiento.

En relación con el impacto que la Nova Tracjusa pueda tener en la salud y el medio ambiente de la comarca, hay que destacar, y no es cosa menor, que la propuesta de resolución de la licencia ambiental para el proyecto de gasificación incluye los informes preceptivos de todos los departamentos de la Generalidad de Cataluña que tenían competencia (Salud, Agricultura, Territorio, etc …) estos informes los elaboran los técnicos de estos departamentos, con objetividad y rigor y siguiendo en todo momento las normas escritas en la legislación relativas a la actividad proyectada. En este sentido, hay que significar que todos los informes de los departamentos concluyen que la actividad se podrá llevar a cabo siempre que se adapten las medidas correctoras propuestas en la resolución provisional de la licencia.

Desde el GAP Cooperativa tenemos muy claro que nuestro proyecto será positivo para el conjunto de la comarca. Nuestro modelo productivo, con explotaciones ganaderas que en muchos casos están vinculadas a unas explotaciones agrícolas de reducida dimensión, hace que las soluciones que se puedan plantear para la gestión de los purines no sea sencilla, ni técnica ni económicamente. Hemos estudiado muchas opciones, pero después de valorarlas hemos considerado que esta es la que mejor se adapta a nuestra realidad, nuestro sistema de tratamiento, con el que hace quince años que tratamos más de 90.000 m3 anuales, funciona !!! Y nuestra voluntad es cambiar la fuente de calor para el tratamiento de purines, en ningún caso mezclaremos basura con purín, ni pondremos en marcha una actividad que pueda poner en peligro la salud de las personas ni el medio ambiente. El purín seco después del tratamiento sigue siendo un excelente abono orgánico para fertilizar nuestros cultivos y tenemos que trabajar para defenderlo.

Así no! Basta demagogia y estrategia partidista, medias verdades y alguna falsedad. Si queremos hablar de un cambio de modelo productivo, de acuerdo, hablemos. Pero no mezclemos nabos y coles, porque entonces la gente mezcla la velocidad con el tocino y el cóctel resultante hará que esto explote.

Jordi Armengol

Vicepresident GAP Cooperativa

Reunión del trabajo con el presidente del COPA-COGECA

El pasado viernes 28 de junio, Antonio Tavares, presidente del área del sector porcino COPA COGECA, entidad representante de las organizaciones agrarias europeas, acompañado de una representación de la Federación Portuguesa de Asociaciones de Criadores de Cerdos, encabezada por su director, Víctor Merino, compartieron unas horas con nosotros para conocer de primera mano nuestro funcionamiento como cooperativa, así como el trabajo llevado a cabo en las plantas de tratamiento de deyecciones ganaderas VAG y Tracjusa.

Las oficinas del GAP SCCL en Juneda acogieron el pasado Viernes esta interesante encuentro con algunos de los principales representantes del sector porcino de Portugal (FPAS) En el transcurso del encuentro Eduard Cau y Mónica Jiménez, presidente y gerente del GAP Cooperativa respectivamente explicaron a la delegación diferentes cuestiones vinculadas con los servicios prestados por parte de la cooperativa al conjunto de sus socios, así como otros aspectos vinculados con la gestión y tratamiento de las deyecciones ganaderas en las plantas VAG y Tracjusa.

 

Sin duda un encuentro bastante interesante y provechosa para ambas partes. Cabe destacar que el COPA-COGECA, es la entidad representante de las organizaciones agrarias europeas para las relaciones entre las autoridades comunitarias y los representantes del sector agrícola. El portugués Antonio Tavares es actualmente el presidente del Grupo de Trabajo del Porcino del Copa- Cogeca

GAP Cooperativa, comprometidos con las personas y el territorio

Desde su constitución como Cooperativa el pasado 1 de abril, Gestión Agroramadera de Ponent ha intensificado la firma de diferentes acuerdos de colaboración con entidades, asociaciones, clubes deportivos, culturales, etc. de la comarca de las Garrigues como los firmados con la Associació Tastavins de Juneda, organizadores de la primera feria Tastavins celebrada el pasado sábado, con un gran éxito organizativo y de participación; o del Festival de Música de Juneda Els Rentadors, que nos aportará una programación de cuatro interesantes conciertos a celebrar en Juneda todos los viernes del mes de julio.

Con motivo de la celebración de la Verbena de San Juan de Juneda, también colaboramos de forma activa con la Penya Ullà, encargada de animar esta noche tan especial

Las AMPAS de la ZER de Puiggròs y de Juneda también han sido objeto, de nuevo, de la colaboración del GAP Cooperativa; en esta ocasión, aportamos nuestro granito de arena en la celebración de sus fiestas de final de curso.

Firma del convenio de colaboración con el AMPA de la ZER de Puiggròs

Concierto del grup AVSTRAL en la fiesta del AMPA de Juneda de final de curso 

Precisamente, en la fiesta de fin de curso del AMPA de Juneda participó el grupo de música de las Garrigues AVSTRAL, con el que también hemos colaborado con motivo de la edición de su primer disco titulado «Teoría de la Evolución» , del que ya se han publicado un par de los videoclips de las canciones «Abril» y «Teoría de la Evolución», que da nombre al disco, También, por parte de nuestra cooperativa se apoyar la Colla Infantil dels Diables de Juneda para la celebración de su fiesta infantil.

 

La Nueva Tracjusa, un proyecto sostenible y de futuro para el tratamiento de los purines generados en las granjas del GAP SCCL

Las oficinas del Gestión Agroganadera de Ponent han acogido hoy un encuentro con los medios de comunicación con motivo de la reapertura de la planta TRACJUSA, tras 5 sin entrar purines, y la presentación del proyecto de la Nueva Tracjusa, a raíz de la resolución del OGAU, que avala la viabilidad medioambiental del proyecto. Para Eduard Cau, presidente del GAP, la puesta en marcha del proyecto es clave para garantizar el tratamiento de los purines de una manera mucho más eficaz y sostenible, tanto a nivel medioambiental como económico, que con el actual sistema.

Tras varios meses de puesta a punto de la instalación y una inversión superior al millón de euros, la planta de secado de purines Tracjusa vuelve a secar purines, aunque hasta mediados del mes de julio no lo hará a pleno rendimiento; es decir, tratando unos 300 m3 diarios, algo más de 90.000 m3 anuales.

Actualmente, las plantas utilizan como principal combustible el gas natural para la generación del calor necesario para el proceso de secado de los purines; produciendo al mismo tiempo energía eléctrica mediante un sistema de cogeneración por el que se reciben las primas del Estado, sin las cuales no serían viables estas plantas. Las dos plantas de tratamiento de purines de Juneda, tanto Tracjusa como VAG, son propiedad única del GAP SCCL.

Históricamente en cuanto a la viabilidad económica, estas instalaciones siempre han tenido una cierta incertidumbre, por la necesidad de disponer de una ayuda económica a la producción. En el año 2014 el cambio regulatorio, con el recorte de las ayudas, representó el cierre del total de las instalaciones del Estado. Aunque la legislación actual les permite trabajar, esta situación limita de manera sustancial la capacidad inversora y de mejora de las plantas; este hecho y la necesidad de adecuar la gestión de estiércoles y purines a la realidad social actual, fue el motivo por el cual  los responsables del GAP iniciaron, hace más de cuatro años, la búsqueda de alternativas viables y sostenibles para mejorar el actual modelo de secado de purines con gas natural, materializadas en el proyecto de la Nueva Tracjusa.

En este sentido, Eduard Cau, presidente del GAP SCCL; explicó que tras valorar diferentes opciones y visitar diversas instalaciones, se optó por el proyecto de la Nueva Tracjusa como el más adecuado para las necesidades de los socios del GAP y las características del territorio. Cabe recordar que a principios de este mes de junio este proyecto -que consiste, básicamente, en la sustitución de la fuente de calor de la planta, ahora con gas natural, por un gas de síntesis obtenido a partir de la gasificación de Combustibles Derivados de Residuos Sólidos Urbanos (CDR), una vez higienizados y estabilizados- recibió, aunque de manera provisional, la resolución favorable de la autorización ambiental. «El actual sistema de funcionamiento de Tracjusa, que como mucho tiene una vida útil hasta 2026, aunque es válido y cumple con su función, no nos permite realizar inversiones a largo plazo. El marco legal es muy inestable; por eso hay que desarrollar alternativas como la Nueva Tracjusa, que nos dará mucha más autonomía e independencia económica para mejorar de una manera exponencial los sistemas de tratamiento de las deyecciones ganaderas, no sólo para convertirlas en abonos orgánicos de calidad, también para implementar otras mejoras como tratar los purines de forma que al aplicarlos a los campos de cultivo no huelan. Sin duda, el proyecto de Nueva Tracjusa mejora en todos los aspectos a la actual «.

Por otra parte, el presidente del GAP SCCL destacó que la Nueva Tracjusa presenta, respecto al actual modelo, grandes ventajas especialmente en cuanto al impacto medioambiental, tal y como quedó patente en el Estudio que realizó el doctor Ramon Folch. Además, gracias a la utilización de los RSU como combustible para la generación de calor para secar los purines, evitaremos, tal y como lo determina la normativa de la Unión Europea, que miles de toneladas de estos residuos acaben en los vertederos, realizando así una significativa tarea de revalorización de un producto que acabaría bajo tierra generando problemas de futuro «. En primera instancia, la previsión es que la procedencia de los RSU llegue de la planta de Montoliu. «La Nueva Tracjusa nos permitirá un mejor aprovechamiento energético y una mayor independencia económica. Un hecho determinante, ya que los ingresos generados por la planta se podrán reinvertir en la mejora de los procesos del tratamiento de los purines y en otros proyectos de carácter social, cultural, deportivo, etc. vinculados directamente con el territorio «.

Tal y como lo decidieron el pasado 26 de junio los socios del GAP SCCL en el transcurso de su primera Asamblea General Ordinaria, se continuará con la tramitación del proyecto de la Nueva Tracjusa, a la espera de recibir la propuesta definitiva de autorización ambiental.

La ejecución del proyecto requiere de una inversión aproximada de 7 millones de euros, de los cuales 3 irían destinados al sistema de limpieza de los humos generados de la combustión de los Residuos Sólidos Urbanos «Para nosotros es básico que este proyecto sea totalmente respetuoso con las personas y el medio ambiente. Todos los estudios y resoluciones así lo avalan. Cabe decir que la planta no la gestionará ninguna multinacional o una empresa sin raíces en el territorio. El GAP será el responsable directo de su gestión; nuestra cooperativa está formada por personas, por familias, trabajadores que vivimos en el territorio, como nuestros vecinos, amigos … De ninguna manera queremos hipotecar el futuro de nadie. El proyecto de la Nueva Tracjusa nos garantiza eso; incluso, es un proyecto mucho más seguro y con menor impacto ambiental que el actual «, manifestó Jordi Armengol, miembro de la junta directiva del GAP y presidente de Tracjusa.

En el transcurso de este encuentro con los medios de comunicación, Eduard Cau, ha destacado el compromiso de esta cooperativa con las personas y el territorio, destacando que actualmente se está colaborando de una manera directa con un gran número de entidades sociales, culturales, deportivas, asociaciones, etc. de las Garrigues. Asimismo, ha avanzado la voluntad del GAP SCCL de crear próximamente una fundación que tendrá como principal objetivo dar apoyo económico a proyectos de economía real de las Garrigues que generen recursos, trabajo y ayuden a fijar la población en la comarca.

 

El proyecto de la Nueva Tracjusa recibe la aprobación de la Generalitat

El GAP SCCL valora muy positivamente la resolución emitida la semana pasada por parte de la OGAU de Lleida, que avala la viabilidad medioambiental del proyecto de la nueva TRACJUSA, que consiste en la sustitución de la fuente de calor de una planta de tratamiento de purines. Actualmente se realiza un secado con gas natural y se propone sustituir el gas natural por un gas de síntesis obtenido a partir de la gasificación de los residuos sólidos urbanos (RSU) una vez higienizados y estabilizados. Este sistema permitiría el funcionamiento de la planta sin la necesidad de las primas del Estado, un factor que ya obligó al cierre de la misma el 2014.

 

Después de más de dos años de espera, la pasada semana la OGAU de Lleida aprobó la resolución provisional por la que se otorga la autorización ambiental con declaración de impacto ambiental de una modificación sustancial en la empresa TRACJUSA, para una actividad de planta de tratamiento de purines y otros residuos orgánicos y gasificación de residuos.

Tal y como manifestó Eduard Cau, presidente de Gestión agroganadera de Ponent SCCL «Esta es una gran noticia para nuestros socios y socias y el conjunto de la comarca. Nuestra vocación es gestionar los excedentes de purines y evitar al máximo su impacto ambiental. Esta resolución, aunque provisional, nos permitiría, si así lo deciden nuestros asociados, el funcionamiento de la planta mediante la gasificación del combustible derivado de los residuos sólidos urbanos (RSU). Este proyecto tiene muchas ventajas, garantiza la correcta gestión de las deyecciones ganaderas en la comarca gracias al funcionamiento de la instalación, valoriza un recurso que iría a vertedero en sustitución de un combustible fósil, y mejora la viabilidad del proyecto al no depender de las primas estatales que provocaron el cierre de todas las instalaciones de tratamiento de purines de España en 2014, incluidas las plantas VAG y TRACJUSA.

Esta resolución por parte de la OGAU permitirá a TRACJUSA la gasificación de hasta 40.000 toneladas de combustible derivado de RSU, que producirán el gas necesario para garantizar el secado de los purines, sustituyendo así la totalidad del gas natural utilizado hasta el momento. El combustible derivado de RSU que se utiliza en la gasificación, es un producto estable e higienizado que proviene de una instalación de tratamiento de RSU.

En esta misma resolución, la OGAU rechazó dotar a TRACJUSA de una planta de selección de RSU, para las comarcas del Pla d’Urgell y las Garrigues, incluida en el proyecto inicial. Eduard Cau considera que «no perjudica en ningún caso la viabilidad del proyecto de la Nueva TRACJUSA».

Durante los próximos días, después de más de cinco años cerrada, TRACJUSA gracias al trabajo realizado por el equipo técnico y la inversión 1,5M €, volverá a funcionar con el sistema de secado de gas natural, a la espera de poder desarrollar el nuevo proyecto.

 

Actualmente el GAP SCCL cuenta con más de 100 asociados, rque representan una parte importante del tejido productivo de las Garrigues, una comarca fuertemente afectada por la continua disminución de población, debido en parte a la falta de nuevos proyectos empresariales que garanticen la fijación de las personas al territorio. Actualmente el GAP SCCL y las plantas de tratamiento ofrecen más de cuarenta puestos de trabajo de manera directa, y de manera indirecta a un gran número de pequeñas y medianas empresas del territorio.

 

 

 

 

 

 

Acuerdo de colaboración entre el GAP y el Club Hoquei Juneda

El GAP, recientemente constituido como Sociedad Cooperativa, firmó el pasado 15 de enero un acuerdo de colaboración con el Club Hoquei Juneda con el objetivo de apoyar el proyecto deportivo de esta entidad, una de las más veteranas de la provincia de Lleida y de la comarca de las Garrigues.

Este nuevo acuerdo de colaboración, se une a toda una serie de convenios firmados recientemente con diferentes entidades, clubes, etc… con el objetivo de dar apoyo a sus proyectos de carácter deportivo, social y educativo…, y que responden al compromiso del GAP SCCL con el territorio.

Fundado en 1951, el Hoquei Juneda es uno de los clubs de referencia en la práctica de este deporte, tan arraigado en nuestro territorio, así como por su modelo deportivo. Actualmente cuenta con 19 equipos que abarcan todas las categorías, desde los más pequeños de la escuela a su equipo senior de Primera Nacional Catalana.

El Hoquei Juneda tiene como objetivo la formación en la práctica del deporte del hockey patines y en la competición por equipos federados, participando en las ligas y competiciones organizadas por la federación y torneos organizados por otras entidades y clubes. El proyecto deportivo se sustenta en el proyecto humano y el refuerzo de los valores del trabajo en equipo, la disciplina, el respeto, la compañía, el esfuerzo, la solidaridad y el compromiso.