GAP Cooperativa denuncia nuevas pintadas y amenazas en contra de ganaderos y ganaderas

La noche del pasado viernes se produjo un nuevo ataque por parte de personas, supuestamente vinculadas con grupos animalistas, contra ganaderos de nuestra comarca mediante la realización de diferentes pintadas en la fachada de un vecino de Juneda con contenido amenazador. En los últimos meses se han multiplicado estos actos intimidatorios y vejatorios, algunos de ellos dirigidos de manera directa a ganaderos en concreto de la comarca, en forma de pintadas en casas particulares, granjas, instalaciones públicas, publicaciones en las redes sociales, insultos en la calle, etc.

 

Ante este nuevo atentado contra la propiedad privada y la libertad individual, los responsables de GAP Cooperativa denuncian públicamente el acoso que están sufriendo diferentes ganaderos y ganaderas de la comarca de las Garrigues en los últimos meses a través de pintadas con contenido y expresiones insultantes y amenazantes en sus casas particulares, explotaciones agrícolas y ganaderas, equipamientos públicos, etc. A las pintadas se suma la presión y amenazas ejercidas en las redes sociales, en la propia calle y acciones de sabotaje en equipamientos de las granjas.

Los responsables de GAP Cooperativa dejan clara, como siempre lo han hecho, su apuesta y su respeto a la libertad de expresión y la diversidad de opiniones y pensamiento; entendiendo que pueda haber colectivos y corrientes de opinión contrarias a su actividad. Sin embargo, esgrimen que cuando la defensa de estos intereses particulares conculca los derechos individuales de otras personas, con amenazas directas, insultos, falsedades…, como está pasando, hay que ponerlo de relieve y denunciarlo.

Asimismo, GAP Cooperativa pone de manifiesto que todas y todos los socios de la cooperativa trabajan en sus granjas cumpliendo de una manera estricta con todas las medidas y normativas aplicadas por parte de la administración en cuanto al bienestar animal. En estas pintadas, y publicaciones en las redes social, se acusa de manera recurrente e infundada a los ganaderos de «maltrato animal».

 

En su denuncia pública, GAP Cooperativa defiende que en el ejercicio de la libertad de expresión, cada uno pueda expresar sus ideas y planteamientos, pero sin transgredir la libertad individual de otras personas, sin amenazas personales ni atentar contra la propiedad privada ni pública y sin poner en peligro la seguridad y salubridad de los animales de las granjas (todas cuentan con un estricto protocolo de seguridad y higiene para evitar riesgos de contagios e infecciones en los animales, como la temida Peste Porcina, que las personas que irrumpen en estas instalaciones para perpetrar sus actos de sabotaje no cumplen, poniendo en peligro a todos los animales, no sólo de la granja, sino también de la propia comarca).

 

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *