Los arreos remolcados puestos en funcionamiento antes del 21 de febrero de 2020 podrán seguir circulando por la vía pública

Unió de Pagesos, celebra la decisión del Gobierno de permitir que los arreos remolcados puestos en funcionamiento antes del 21 de febrero del año 2020 puedan seguir circulando sin problemas por la vía pública, tal y como venía reivindicando el sindicato. Esta decisión llega después de numerosas reuniones de UP con los Ministerios de Agricultura, de Industria y de Interior con el fin de exponer la problemática que suponía esta prohibición para el campo profesional, a raíz de la Instrucción 20 / V -139 de la Dirección General de Tráfico (DGT) de 21 de febrero de 2020. por ello, Unió de Pagesos valora positivamente este gesto y pide a las administraciones que hayan sancionado agricultores para circular con arreos remolcados de antes de la fecha marcada que actúen de oficio y retiren las sanciones impuestas o, en caso de que se hayan abonado las multas, que en devuelvan el importe a los afectados.

El gobierno central y la DGT crearon un grupo de trabajo para sustituir la Instrucción 20 / V – 139 para adecuar la definición de todo a la normativa europea para la Instrucción MOV / 4-21, que permite que los arreos remolcados adquiridos y puestos en funcionamiento antes del 21 de febrero de 2020 puedan seguir circulando siempre que su titular aporte la factura de compra, si la conserva, y una declaración responsable de acuerdo con el anexo I de la Instrucción MOV / 4-21. Los aperos posteriores a esa fecha deben estar homologados de acuerdo al Reglamento (UE) 167/2013 y matriculados de acuerdo al RD 2822/1998, de 23 de diciembre por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos. La maquinaria no matriculada, no podrá circular por las vías abiertas al tráfico y sólo podrá ser transportada por otros vehículos.

El 21 de febrero de 2020, la DGT publicó la citada Instrucción 20 / V – 139 según la cual todos los arreos remolcados pasaban a ser considerados como vehículos al ser considerados equipamientos intercambiables remolcados, de acuerdo con el reglamento europeo relativo a la homologación de vehículos agrícolas o forestales y en la vigilancia del mercado de estos vehículos. Esto implicaba que los arreos remolcados pasaban a tener la obligación de inscribirse en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola (ROMA), estar homologados y matriculados, disponer de un seguro obligatorio y pasar la ITV para poder circular por la vía pública. Esta medida afectaba directamente un gran número de maquinaria agrícola, una parte de la cual ya no podría ser homologada, debido al incremento de los requisitos de los registros de homologación establecidos por la UE a partir de 2017. Según datos propios, esta instrucción dejaba sin poder circular legalmente entre el 30 y el 40% de la maquinaria agrícola que se usa para preparar el terreno y labrar todo el Estado.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *