GAP Cooperativa denuncia nuevas pintadas y amenazas en contra de ganaderos y ganaderas

La noche del pasado viernes se produjo un nuevo ataque por parte de personas, supuestamente vinculadas con grupos animalistas, contra ganaderos de nuestra comarca mediante la realización de diferentes pintadas en la fachada de un vecino de Juneda con contenido amenazador. En los últimos meses se han multiplicado estos actos intimidatorios y vejatorios, algunos de ellos dirigidos de manera directa a ganaderos en concreto de la comarca, en forma de pintadas en casas particulares, granjas, instalaciones públicas, publicaciones en las redes sociales, insultos en la calle, etc.

 

Ante este nuevo atentado contra la propiedad privada y la libertad individual, los responsables de GAP Cooperativa denuncian públicamente el acoso que están sufriendo diferentes ganaderos y ganaderas de la comarca de las Garrigues en los últimos meses a través de pintadas con contenido y expresiones insultantes y amenazantes en sus casas particulares, explotaciones agrícolas y ganaderas, equipamientos públicos, etc. A las pintadas se suma la presión y amenazas ejercidas en las redes sociales, en la propia calle y acciones de sabotaje en equipamientos de las granjas.

Los responsables de GAP Cooperativa dejan clara, como siempre lo han hecho, su apuesta y su respeto a la libertad de expresión y la diversidad de opiniones y pensamiento; entendiendo que pueda haber colectivos y corrientes de opinión contrarias a su actividad. Sin embargo, esgrimen que cuando la defensa de estos intereses particulares conculca los derechos individuales de otras personas, con amenazas directas, insultos, falsedades…, como está pasando, hay que ponerlo de relieve y denunciarlo.

Asimismo, GAP Cooperativa pone de manifiesto que todas y todos los socios de la cooperativa trabajan en sus granjas cumpliendo de una manera estricta con todas las medidas y normativas aplicadas por parte de la administración en cuanto al bienestar animal. En estas pintadas, y publicaciones en las redes social, se acusa de manera recurrente e infundada a los ganaderos de «maltrato animal».

 

En su denuncia pública, GAP Cooperativa defiende que en el ejercicio de la libertad de expresión, cada uno pueda expresar sus ideas y planteamientos, pero sin transgredir la libertad individual de otras personas, sin amenazas personales ni atentar contra la propiedad privada ni pública y sin poner en peligro la seguridad y salubridad de los animales de las granjas (todas cuentan con un estricto protocolo de seguridad y higiene para evitar riesgos de contagios e infecciones en los animales, como la temida Peste Porcina, que las personas que irrumpen en estas instalaciones para perpetrar sus actos de sabotaje no cumplen, poniendo en peligro a todos los animales, no sólo de la granja, sino también de la propia comarca).

 

 

Nueva convocatoria de las ayudas para adquirir equipos que permitan calcular y aplicar la dosis adecuada de purines

Estas ayudas se enmarcan en un modelo de gestión de las deyecciones ganaderas con el fin de asegurar la calidad de los suelos y de las aguas subterráneas del país, a la vez que se garantiza la viabilidad y la sostenibilidad de las explotaciones ganaderas y del sector cárnico catalán.

El Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) ha convocado, para el año 2020, las ayudas de minimis para la adquisición de equipos de medida de la concentración de nutrientes y / o equipos electrónicos de dosificación en cisternas de aplicación o balsas de purines. El presupuesto de estas ayudas para el año 2020 se ha incrementado en relación a la anterior convocatoria, de 2019, hasta alcanzar los 220.000 euros, con un porcentaje de subvención que puede llegar hasta el 60-70% de la inversión en función de la actuación realizada.

Las ayudas están destinadas a mejorar la gestión agraria y medioambiental de los purines generados en las explotaciones catalanas, mediante una de las siguientes actuaciones:

-La adquisición e instalación en cisternas de aplicación de purín, o en balsas de purines, de equipos de medida de la concentración de nutrientes (conductímetros o NIR- Near-infrared Spectroscopy-).

-La adquisición e instalación en cisternas de aplicación de purín, de equipos electrónicos de dosificación de la aplicación de purines (con caudalímetros, electroválvulas, conductímetro).

Así, estas ayudas se enmarcan en un modelo de gestión de las deyecciones ganaderas con el objetivo de asegurar la calidad de los suelos y de las aguas subterráneas del país, a la vez que se garantiza la viabilidad y la sostenibilidad de las explotaciones ganaderas y del sector cárnico catalán.

Este modelo está basado en la valorización de las deyecciones como recurso, con una fertilización ajustada a las necesidades de los cultivos y una aplicación hecha con tecnologías más avanzadas en maquinaria para la aplicación de deyecciones, y, incluso, cuando sea necesario, en la exportación de los excedentes de nutrientes.

La instalación de dichos equipos permitirá a las explotaciones ganaderas conocer, a tiempo real, el contenido de nitrógeno de los purines y poder aplicar la dosis adecuada en los campos de cultivo. Estas tecnologías contribuyen a mejorar la eficiencia en el uso de los nutrientes, evitando, así, sobrefertilitzacions que podrían acabar provocando un exceso de nitratos imposible de absorber por el cultivo.

Para poder optar a la ayuda, la adquisición e instalación de los equipos deberá haberse efectuado en el período comprendido entre el 1 de enero de 2020 y el 15 de octubre de 2020, y la solicitud que se presentará entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre de 2020, ambos incluidos.

Hay que recordar que hace un año de la entrada en vigor del decreto de gestión de las deyecciones ganaderas, con el despliegue del cual, se está produciendo un cambio profundo de los sistemas de aplicación del purín.

Fuente DARP

Unió de Pagesos valora los buenos precios del porcino, a pesar de la inestabilidad del mercado debido a la pandemia de la Covid-19

En la rueda de prensa que hoy ha ofrecido Unió de Pagesos en su sede de Tàrrega (Urgell) para hacer balance de la situación del sector porcino, el responsable nacional de este sector en el sindicato, Rossend Saltiveri, ha valorado que este primer semestre de 2020 el balance económico ha sido positivo, aunque con un descenso importante a partir de marzo debido a la situación de pandemia global debido a la Covid-19.

El sindicalista ha expuesto que el margen interanual (diferencia entre el coste de producción y el precio de venta) se mantiene alto -superando los 0,20 € / kg-, superando, la media de precio de lonja de 1,40 € / kg vivo (ver tabla adjunta). Además, también ha apuntado que hay que tener en cuenta que, durante el primer semestre del año, tanto el precio del pienso como el coste de producción del porcino se han mantenido estables.

Según Unió de Pagesos, estos buenos resultados se consiguen gracias a una producción competitiva en cuanto los costes tanto en producción como en sacrificio y elaboración, así como a la capacidad que ha tenido el sector en los últimos años de abrirse a los mercados de exportación. En este sentido, el sindicato recuerda que cerca de un 70% de las granjas de engorde catalanas están integradas y que lo justo es que los buenos resultados económicos reviertan en el ganadero para que pueda continuar adaptándose a las nuevas normativas.

En cuanto a los retos del sector, el principal, es conseguir concienciar al sector de la necesidad de aumentar el censo de madres para no depender de lechones importados, teniendo en cuenta el riesgo sanitario que conlleva la importación de lechones para engordarlos aquí, ya que el movimiento de animales es una amenaza sanitaria constante y que llevará repercusiones al productor estatal. En este sentido, Unió de Pagesos remarca la necesidad urgente de controlar la población de jabalí -y reducir la sobrepoblación actual en Cataluña- por el riesgo de propagación de la peste porcina africana [PPA].

Además el sector debe adaptarse a las nuevas exigencias normativas del Real Decreto de ordenación porcina, publicado en febrero, y del Decreto de fertilización, aprobado hace un año. El Real Decreto de ordenación porcina regula nuevas exigencias relacionadas con la sanidad, el bienestar animal, la higiene, la bioseguridad y el medio ambiente, a través de la implantación de un sistema de gestión integral [SIGE]. Por ejemplo, determina que las granjas con una capacidad superior a 120 unidades de ganado mayor [UBM] determinarán qué medidas toman para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y amoniaco en el ámbito de la granja y de la gestión de las deyecciones.

En cuanto al Decreto de fertilización, el sector valora el esfuerzo de las granjas para adaptarse a las nuevas condiciones de gestión y de aplicación de las deyecciones ganaderas (sistemas de elevada uniformidad, la sustitución del abanico para otros sistemas alternativos , el conductímetro, los plazos de incorporación al suelo …); una adaptación que las granjas más pequeñas, con cisternas de capacidad inferior a 15 m3, tienen margen para hacerlo hasta el 21 de febrero de 2021. Con todo, Unió de Pagesos considera que es necesario que el Departamento de Agricultura apoye a los ganaderos y destine los recursos necesarios para desarrollar sistemas de tratamiento de las deyecciones ganaderas para facilitar, así, el cumplimiento de las exigencias ambientales y la viabilidad de las inversiones que conllevan. Por último, Unión de Pagesos valora que el 95% del campesinado obligada a presentar la declaración anual de nitrógeno [DAN] en 2019, haya cumplido.

Fuente de información: Unió de Pagesos

GAP Cooperativa vende al grupo Neoelectra su planta de tratamiento de deyecciones ganaderas VAG

El Grupo Neoelectra adquiere la planta de tratamiento de deyecciones ganaderas VAG, consolidándose como partner energético y de servicios industriales de GAP Cooperativa

GAP Cooperativa, propietario único de VAG, ha vendido el 90% de su participación en esta planta de tratamiento de purines al grupo empresarial Neoelectra con el objetivo de dar un impulso y una mayor viabilidad a estas instalaciones y contar, al mismo tiempo, con la colaboración y experiencia de este grupo empresarial de referencia en el sector energético para futuros proyectos a implementar, tanto por el GAP como por sus socios/as.

El pasado 2 de julio se materializó la venta por parte de GAP Cooperativa a Grupo Empresarial Neoelectra del 90% de la propiedad de esta planta, tal y como lo acordaron sus socios el 16 de enero en el transcurso de la Asamblea General Extraordinaria celebrada en Juneda a tal efecto. Eduard Cau, presidente de GAP Cooperativa y Antonio Cortés, CEO y director ejecutivo de Neoelectra, fueron los encargados de formalizar la firma de este acuerdo.

La decisión de GAP Cooperativa de vender la mayor parte de sus participaciones en la planta (conservará un 10% y una representación en el Consejo de Administración del activo) va mucho más allá de una simple transacción económica, ya que supone comenzar una colaboración empresarial con esta empresa especializada en el sector energético, que permita dotar a la planta de una mayor y mejor autonomía de gestión, competitividad y sostenibilidad, además de explorar y trabajar en otros campos como las energías renovables con especial énfasis en la fotovoltaica.

VAG seguirá, como hasta ahora, tratando de manera exclusiva parte de los excedentes de los purines producidos en las granjas de GAP Cooperativa. De hecho, la logística de entrada de purines en la planta continuará en manos de GAP SCCL. A través de esta operación, Neoelectra adquiere el 90% de esta planta para el tratamiento de purines de la Cooperativa basada en una cogeneración a gas natural y biogás con una potencia instalada de 16,2 MW y una generación estimada de unos 130 GWh anuales. Neoelectra también tendrá a su cargo la gestión de la compra del gas natural necesario para el funcionamiento de la planta y la posterior comercialización pública de la electricidad producida, así como la operación y mantenimiento de las instalaciones y del personal.

Eduard Cau, presidente de GAP Cooperativa manifestó que «uno de nuestros principales objetivos como cooperativa es facilitar la gestión de los purines de nuestras granjas de una manera eficiente y sostenible. La venta de participaciones de VAG es, sin duda, una garantía para el buen funcionamiento de esta planta. Además, nos aportará capital para poner en marcha otros proyectos con este mismo objetivo». Asimismo, el presidente de GAP Cooperativa, que cuenta con 160 socios/as, manifestó que con la venta de VAG «reducimos considerablemente los riesgos económicos

que se derivan de trabajar en un mercado que desconocemos como es el eléctrico». Con esta venta, la planta VAG volverá al mismo modelo de funcionamiento que el existente antes del cierre de las plantas por culpa del recorte de las primas del Estado. En primera instancia, VAG era propiedad mayoritaria de la empresa eléctrica EDF Fenice, con una pequeña participación de la Generalitat y de GAP, responsable, como ahora, de toda la logística de entrada de purines en la planta.

Por su parte Antonio Cortés, CEO y director ejecutivo de Neoelectra, indicó que “con esta nueva adquisición el Grupo se consolida como partner energético y de servicios industriales de GAP Cooperativa. Línea en la que venía avanzando desde enero de 2020 con GAP, tras haberse adjudicado el suministro de gas natural para la planta de purines de Tracjusa, a través de su comercializadora Neoelectra Energía”. Añadiendo que “tras esta compra el Grupo continúa incrementando su liderazgo en la cogeneración nacional con más de 200 MW bajo su gestión y la diversificación de su portfolio, potenciando cada vez más su vertiente de compañía de servicios energéticos e industriales”. A esta operación se suma la reciente adquisición de Neoelectra del 90% de Careco Energy, Combustibles Alternativos Renovables Ecológicos S.L., empresa mediante la que añadirá tecnología propia de gasificación y valorización de residuos a sus actuales líneas de negocio en el sector energético.

Actualmente, VAG trata unos 90.000 metros cúbicos de purines al año y cuenta con una plantilla de 17 trabajadores que tendrán continuidad contractual en su totalidad en el marco del acuerdo de venta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aleix Estradé, socio de GAP Cooperativa, protagonista de un artículo en La Vanguardia sobre la experiencia en gestión de pandemias al sector porcino

Con la Experiència de anteriores pandemias

Si hay un sector productivo que sepa de pandemias y cuarentenas, es el porcino. A mediados de los noventa, la peste porcina africana (PPA) obligó al sacrificio de centenares de miles de cerdos, pero se consiguió erradicar. «Desde entonces, en las granjas hay un estricto control de bioseguridad animal.

La Covid-19 nos ha afectado solo en que a las medidas que ya aplicábamos a los cerdos les hemos añadido las obligatorias para evitar contagios entre nosotros. La granja no podía cerrar. El matadero ha de seguir funcionando y la gente ha de comer». Así se explica al otro lado del teléfono Aleix Estradé, 32 años, ganadero (socio de GAP Cooperativa), que junto con su padre y socio, Ricard Estradé, explota una granja de engorde con 2.900 cerdos de raza ibérica en les Borges Blanques. Según el ganadero, «los humanos estamos amenazados por el coronavirus, pero los cerdos también por los focos de PPA que hay en Europa. Si no vigilamos nos puede salta en cualquier momento».

Aleix Estradé, que es proveedor del grupo alimentario Bonàrea, afirma que la producción no se ha visto afectada. «Estamos acostumbrados a aplicar mucha norma sanitaria veterinaria y el único inconveniente es que el personal que se acerca a la granja, como veterinarios, inspectores sanitarios o transportistas ha trabajado a distancia, esto es difícil en una granja, pero con las mismas exigencias burocráticas, cuando las oficinas de Agricultura han estado cerradas a cal y canto.

Fuente de información: La Vanguardia

Autor artículo: Pau Echauz

Fotografía artículo: Mercé Gili

Proyectan una granja de 3.000 cerdas y 11.500 lechones en el término de Castelldans

La empresa promotora es Mas Pinell SCCL y el lugar escogido son unos terrenos junto a la autopista AP-2, a 800 metros de la casa de Miravall.

La empresa Mas Pinell SCCL (socios de GAP Cooperativa) está pendiente de recibir el visto bueno urbanístico y ambiental, así como la licencia de obras del Ayuntamiento de Castelldans, para iniciar la construcción de una explotación porcina de 3.000 cerdas reproductoras, 11.449 lechones, 550 cerdas de reposición y 8 machos, que se distribuyen en seis naves situadas en unos terrenos junto a la autopista AP-2, a 800 metros de la casa de Miravall. La nueva explotación recibiría todos los animales de otra que tiene la misma empresa en Juneda con 1.950 cerdos y parte de los que tiene en una de las Borges, donde ahora hay 5.180 cerdos y 7.900 lechones; con el traslado, esta quedaría con una capacidad de 10.000 lechones de transición.

La nueva granja tendría un consumo de agua de 60 m3 / día procedentes de la red de riego y, según el proyecto, los purines que generaría anualmente serían de 21.400 m3, que se deberían llevar a aplicar a fincas agrícolas que no estén en alguno de los 19 municipios garriguenses considerados como zona vulnerable por contaminación de nitratos.

Agrupación de parcelas
El Plan Urbanístico de Castelldans establece que las edificaciones de este tipo no pueden superar el 5% de la superficie de una finca. En este caso, las naves de la nueva explotación ocuparían unos 22.000 m2 de los 80.000 que hace actualmente el terreno donde se quieren construir y sobrepasarían, por tanto, el porcentaje. Para salvar el escollo, el proyecto plantea que, en el marco de la concentración parcelaria, se puedan agrupar 15 parcelas de la zona, no siempre adyacentes, para obtener una sola finca con una superficie total de 1.180.000 m2 y cumplir, así, el límite de edificabilidad.

Artículo publicado en el diario comarcal: Somos Garrigues

Una radiografía del sector porcino con Pedro López

¡El sector #porcino ha experimentado una evolución sin precedentes en la última década!

En esta interesantísima entrevista con Pedro López, investigador del Institut de Recerca i Tecnologies Agrolimentàries – IRTA , director del Banco de Datos de Referencia del Porcino Español (#BDporc) y BDporc-i (Banco de Datos de Referencia del Porcino Español-Ibérico) y responsable de los Premios #PorcdOr y Porc d’Or Ibérico.

El sector aviar en estado de alarma

El confinamiento y el cierre de fronteras y establecimientos de hostelería, restauración y cafetería por la acción del coronavirus tendrá una incidencia negativa en el sector de las aves catalán y estatal. Desde Unió de Pagesos podemos diferenciar dos etapas bien diferentes. La primera coincidiría con el momento de confinamiento y declaración del estado de alarma: se caracterizó por un mantenimiento del consumo y, incluso, un cierto incremento de demanda que compensó el cierre de comedores escolares, restaurantes y cafeterías. Esta euforia inicial, donde mayoritariamente la demanda superaba la oferta cambió de signo con la llegada de la Semana Santa. En este punto, debido a que los canales de hostelería y restauración continuaban cerrados y que las empresas aún no habían tenido tiempo de regular las entradas, se acaba traduciendo en un exceso de oferta, lo que provoca el retraso de los sacrificios y el aumento del peso de los pollos en la granja, hasta el punto que se hunde el precio. La previsión es que a partir de la próxima semana se empiece a normalizar el peso de los pollos en la granja.

A la problemática de comercialización, hay que añadir diversas realidades, que realmente ayudarán a complicar más la situación en Cataluña. A la retirada del grupo Sada del ámbito territorial de Cataluña, que ha dejado granjas de engorde vacías desde hace una tiempo, se han sumado las granjas de recría y reproductoras que, a la entrada de la manada, les avisan de la finalización de contratos. Esto provocará, seguro, tensiones en el sector productor. Tampoco ayudará las integradoras pequeñas que no tienen matadero, y van a remolque de las otras empresas, que han visto como los sacrificios ralentiza. Hay que decir que en este momento de crisis las grandes empresas se han mostrado muy activas y, en muchos casos, han ayudado a los pequeños, ya sea cediendo los mataderos, para sacrificar, como ayudante en la congelación de las canales. A todo esto se añade la dificultad de exportación de huevos para incubar por el cierre de fronteras.

Así pues, en esta segunda fase y a medio plazo es donde se vislumbra un problema estructural. El exceso de oferta de plazas, tanto de engorde como de reproductoras, provocará que alguna granja que se haya quedado obsoleta tenga problemas para continuar trabajando. Aunque estoy convencido de que los integradores no reducirán capacidad, y sí que se verán obligados a reducir densidades y, posiblemente, alargarán los vacíos sanitarios para adecuar la producción. Esto producirá una bajada de los márgenes netos de las granjas y, en algún, caso representará dificultades para continuar con la actividad. Así pues, lo que toca hacer ahora es estar alerta ante abusos de las integradoras y sumar el esfuerzo de todos para salir bien parados.

Artículo publicado en Mundo Rural de Jordi Armengol, responsable de Sectores Ganaderos de UP (miembro de la Junta Directiva del GAP Cooperativa)

Vuelve a la normalidad el programa sanitario del porcino

El Departamento de Agricultura ha informado que el programa sanitario del porcino vuelve a la normalidad (situación anterior al Estado de Alarma) para no tener que asumir riesgos que podrían ser negativos para la sanidad animal. Esta medida implica la vuelta a la normalidad en cuanto a la priorización de todos los controles serológicos obligatorios incluidos en el programa sanitario del porcino.

De este modo, desde el pasado lunes 11 de mayo, es necesario realizar todos los controles obligatorios y actuaciones sanitarias que se llevaban a cabo antes del la declaración del Estado de Alarma. Esto incluye la realización de encuestas y actos de bioseguridad en las explotaciones porcinas y la extracción de las 16 muestras en las explotaciones de engorde previas a la salida a matadero, tal como se exige en el Real Decreto 360/2009, de 23 de marzo, por el que se establecen las bases del programa coordinado de lucha, control y erradicación de la enfermedad de Aujeszky.

Por otra parte, cabe señalar que a partir del 25 de mayo, los Servicios Veterinarios Oficiales denegarán todas las solicitudes de autorización de Permisos de Entrada de Lechones, de aquellas explotaciones que no hayan realizado el preceptivo control serológico de 16 muestras previo a la salida a matadero.

En cuanto al control de las entradas de animales procedentes de países intracomunitarios y terceros, se ha reformulado la estrategia de muestreo y control clínico de los animales para ser más efectivo en la reducción del riesgo de introducción de la Peste Porcina africana en Cataluña. A tal efecto se han emitido las nuevas instrucciones para este tipo de movimientos, donde se pueden encontrar las novedades y obligaciones tanto a nivel de ADS como de titulares.

Sin embargo, a pesar de la evolución de la epidemia provocada por la Covid-19, se recuerda que hay que seguir manteniendo y extremando todas las medidas de bioprotección para las personas que realicen actuaciones sanitarias en las explotaciones ganaderas, con una utilización estricta de los equipos de protección individual (EPIs).

Movilidad en el sector agroalimentario – nuevas aclaraciones

Se ha publicado el documento del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) que contempla recomendaciones a los operadores de los sectores esenciales de la agricultura, la ganadería, la acuicultura, la pesca y la industria alimentaria para el cumplimiento de las limitaciones de circulación durante el estado de alarma.

La principal novedad, en relación con lo que ya os habíamos informado previamente, es que relaciona varios documentos, más allá de los que ya os habíamos enunciado, que pueden adjuntarse con el certificado autorresponsable para acreditar la actividad agroalimentaria.

Algunas aclaraciones:

  • El carácter esencial de la cadena alimentaria no debe entenderse como que no hay ninguna limitación en los movimientos y es evidente que hay que seguir siempre las condiciones de seguridad y prevención que os hemos ido anunciando.
  • Sólo se permiten tareas imprescindibles y que no puedan aplazarse.
  • Las personas jubiladas son población de riesgo ante la Covidien-19 por lo tanto, lógicamente, la recomendación es no ir a trabajar.
  • Los trabajadores de la cooperativa, buscando la fórmula jurídica adecuada, podrían trabajar las tierras de estas personas o de otros que no tuvieran la posibilidad de desplazarse.

Fuente FCAC